Contaminación en el río Rocha y cercanías desplaza a más de 20 especies de animales

Bocinazos excesivos, el escape de las motos e inclusive las carreras de autos estresan a las aves.

La contaminación en el río Rocha, en todas sus expresiones, ha desplazado a más de 20 especies de aves que habitaban en las laderas de este cauce, según el análisis de un equipo de ornitólogos y biólogos del Museo de Historia Natural Alcide d´Orbigny que realiza un estudio en el marco de la Agenda del Agua Cochabamba, con el apoyo de la Cooperación Suiza y la Gobernación departamental.

Martín pescador (Familia Alcedinidae), cormorán neotropical (Phalacrocorax brasilianus) y muchas especies de garzas que antes habitaban en grandes poblaciones en las laderas del río Rocha hoy ya no están más, esto debido a los altos niveles de contaminación que se registran en este cauce.

Entre ellos, principalmente la contaminación del agua, acústica, del aire, la fragmentación y pérdida de su hábitat por la excesiva urbanización desordenada, según explicó el ornitólogo del equipo, Dennis Camacho.

“Concientizando sobre la importancia del papel ecológico del río Rocha sobre la comunidad de aves” es la iniciativa que este equipo ha sumado a las acciones que la población realiza junto a la Agenda del Agua para recuperar el cauce del Rocha.

El estudio, pretende determinar la situación actual de las aves a lo largo del río Rocha, entre las jurisdicciones de Sacaba y Cercado y realizar recomendaciones para recuperar este espacio como el corredor biológico urbano más importante que tiene Cochabamba.

De acuerdo al primer recorrido en la zona, se registró alrededor de 82 especies de aves que conviven con el río o lo sobrevuelan. Entre las más conocidas están el testigo, cortarramas, chaiñita, pichitanka, hornero. Entre las migrantes el zorzal, chiwalo, picaflor gigante, picaflor pico rojo, y las acuáticas como ibis, garza, bueyera, gaviota andina y polla de agua.

Esta población representa el 45 por ciento del total de especies de aves y fauna urbana registrada en Cochabamba.

Camacho explicó que una de las razones del desplazamiento de estas especies de aves hacia otras zonas, y, por ende, su desaparición en la región, es que la contaminación del agua aniquiló a los peces de los cuales se alimentaban, entre ellas un pez nativo comúnmente conocido como such´i (género Trichomycterus) que hasta hace 15 años, aproximadamente, todavía nadaba en las nacientes del río hacia Sacaba.

Otra de las razones es que las laderas que eran el principal hábitat de estas aves, han sido invadidas por cultivos agrícolas, urbanizaciones ilegales, avenidas, parques recreativos y faenadoras de pollos que han eliminado los árboles, arbustos y hierbas que servían de refugio para estas especies, según explicó la bióloga Sandra Aguilar.

Frente a esta reducción de su espacio, a muchas solo les queda las orillas del río, donde cada vez es más frecuente la limpieza periódica que los municipios realizan con maquinaria pesada.

“Con este tipo de trabajos se elimina todos los pastos y herbáceas que generalmente son lugares donde se refugian o anidan algunas aves”, dijo.

Para la ornitóloga Cindy Veizaga, la contaminación acústica de vehículos, motos e incluso carreras de motorizados que se organizan a orillas del río son factores estresores de las aves, que hacen que migren hacia otras zonas y, para quienes deciden quedarse, alteren su vida en este corredor biológico.

HUYEN DE SUS CAPTORES

En los primeros recorridos realizados por el cauce, se encontró especies cuya presencia llamó la atención debido a que se encuentran fuera de su hábitat, entre ellos, el loro hablador, la paraba azul y la paraba amarilla.

“Lo más probable es que se trate de aves que fueron traídas de contrabando, con fines ornamentales y que hayan escapado de sus captores”, dijo Veizaga.

Para estos ejemplares, el río Rocha, pese a las condiciones de contaminación, se constituye en el único refugio que puede mantenerlos a salvo.

“Deben venir –al río- por la presencia de algunos frutos que son apetecibles para ellos”, acotó Aguilar.

Muchos de estos ejemplares fueron arrancados de su hábitat cuando eran muy pequeños.

“Es posible que estén desorientados y no pueden regresar a su lugar de origen. Otros, en cambio no son de tradición migratoria y están impedidos de realizar largos viajes”, lamentó la especialista.

Frente a esta realidad a las pequeñas aves no les queda más que deambular buscando algún alimento que se asemeje al que tenían en tierras de oriente.

Además, aunque lograran regresar a su hábitat, su readaptación sería muy dificultosa, ya que muchos ya no saben cómo vivir en esas tierras y también han contraído enfermedades que podrían provocar alteraciones en la fauna de la región estudiada.

Camacho resaltó que las condiciones en las que se encuentran actualmente estas aves, no son de las mejores ya que muchas de ellas todavía se alimentan del agua que, en la mayoría del recorrido, se encuentra contaminada por desechos que son desembocados directamente de viviendas, empresas, plantas faenadoras y otras.

BOTÁNICA Sandra Aguilar, estudiante de Biología, enfocada en el área de ecología botánica, realiza un inventario de las especies de plantas que hay en el río Rocha tanto de árboles, arbustos y herbáceas para ver la relación e importancia que hay con las aves.

Orientada en el repoblamiento arbóreo afirmó que es muy importante por la polinización y porque algunas especies vegetales son el cobijo seguro para la anidación.

Reconoció que hay plantas que tienen una tarea específica como es absorber el agua y evitar inundaciones.

20 Especies de aves han sido desplazadas por la contaminación y la eliminación de árboles, arbustos y hierbas que eran el refugio de algunas variedades.

Especies entre las que se encuentran en este corredor biológico están la garza, el ibis de pico curvo, las torcazas y los loros de cabeza roja.

Especies inusuales en la zona

La presencia del tordo boliviano (Oreopsar bolivianus) y el pájaro carpintero, entre ellos uno de los de menor tamaño del país (Picumnus dorbygnianus), que es una de las especies que no tiene muchos registros en la zona.

“Muy interesante que lo hayamos encontrado al lado del cauce del río, considerando que está tan contaminado y con un alto grado de urbanismo. Es sorprendente que esa especie haya llegado hasta acá en esas condiciones”, dijo el ornitólogo Dennis Camacho.

El hecho de que esta especie endémica haya sido registrada en una zona tan contaminada, en todos los aspectos, llama la atención, ya que si esta especie llega a ser perturbada, ya sea por el ruido como por las urbanizaciones, se la podría perder en todo el área de distribución de la cuenca del río Rocha.

“Debería llamarnos mucho la atención ya que se trata de una especie endémica, que es única del país y cuyo registro solo estaba en el Parque Nacional Tunari”, dijo.

Fuente de la noticia